El norte de Islandia

A las 11 de la noche salimos rumbo a Akureyri, empezaba el VIAJE 🙂

En el camino nos “perdimos” la zona de Snaefellsnes, los fiordos del oeste y el volcán en el que Julio Verne se inspiró para su novela “Viaje al Centro de la Tierra”, pero para poder disfrutar de esa zona se necesita tiempo, y un coche con 4×4 para recorrer las a veces temidas carreteras “F”.

Qué ver en el norte de Islandia

Comenzamos ruta por la carretera principal por unas 3 horas  al norte, de manera que en alguna zona oscura comenzamos a ver la primera aurora boreal, aunque tímidamente la divisábamos a traves del cristal del coche aunque parecían nubes, pero… ¡Eso no era era una nube!

DSC_0023_640x426
DSC_0020_640x426
DSC_0019_640x426

El momento de verlo es mágico, es como cuando ves un rayo o un fuego artificial que pareciera que el tiempo se detiene, pero fue breve, muy breve… aunque la sonrisa no te la quita nadie cuando se desvanece en la inmensidad del cielo.

Buscamos un sitio donde dormir y poder plantar nuestras tiendas, con cierta dificultad por la hora y encontrar sitio NO privado y llano, pero dimos con ello.

La mañana siguiente se despertó con mucha energía y un cielo despejado que invitaba a pasear y descubrir la zona, por lo que a los pocos kilómetros tuvimos la primera conexión con una catarata, Glanni, y con un volcán, Grabrok

DSC_0026_640x426

DSC_0037_640x426

DSC_0035 (Copy)
DSC_0040 (Copy)
DSC_0043 (Copy)
DSC_0044 (Copy)

En el camino poco turismo, pero no nulo, algún motorista, mucho todoterreno, pero ningún ciclista aunque el clima invitara a ello, además la carretera estaba muy bien.

Seguimos rumbo norte hacia Blonduos, en la península de Skagi, por donde bordearíamos la zona norte de Islandia y seguir por la RR hacia el este, en esta península es posible encontrarse con zonas de avistamiento de focas y ballenas, playas y un arco de Basalto llamado Hvitserkur a pocos metros de una playa y una zona de descanso.

DSC_0054 (Copy)
DSC_0058 (Copy)
DSC_0060_640x426
DSC_0072_640x426

DSC_0073 (Copy)
DSC_0082 (Copy)

20150922_091453 (Copy)

Camino a Akureyri

Nuestro destino era Akureyri, y así se hizo, esta ciudad (la segunda del país) tampoco es que invite al viajero a descubrirla por días, de hecho, es una ciudad dormitorio o base para ir a Husavik a ver ballenas, y creo que poco más. lo atractivo es la vida en y alrededor del lago, y por mucho que la paseamos, no encontre “nada” que mereciere foto.

Por lo visto lo importante de Islandia es en lo que no ha intervenido el hombre.

Las cataratas de Islandia

Llegamos a Godafoss al atardecer,  varios metros antes ya ves el vapor del agua que flota sobre la cascada, el camping está sólo unos metros después de la carretera que te lleva a Godafoss; es de pago, pero tanto pedirles agua caliente como usar sus baños fue totalmente gratuito. Si se sigue unos metros por esa misma carretera, un poco más hay zona llana para camping libre que os detallo aquí

camping
Al encontrar el camping de Godafoss al lado de la carretera princcipal, es seguir al sur unos cuantos minutos hasta encontrar a mano derecha una zona llana

Acampamos muy cerca del río, de hecho se notaba la humedad no sólo en el ambiente sino también en el terreno, por lo que fue ligeramente complicado encontrar sitio para las tiendas, sobretodo para la de Doménika que no se había secado de la noche anterior.

Mientras Vito y ella se fueron a dormir al coche, Nico y yo nos quedamos con todas las capas posibles encima a la espera de las auroras que no tardaron en aparecer, y si bien comenzó a nublarse, el mismo efecto de la aurora era más impresionante que con el cielo despejado.

DSC_0105_640x426
DSC_0119_640x426

Hicimos muchas tomas, pero merecieron la pena hasta que las nubes llenaron el cielo y el frío fue mayor.

A la mañana siguiente se notaba el frescor, pero habíamos descansado bien por lo que desayunamos y volvimos a los baños del camping y estuvimos un buen rato ahi entre un café, coger agua caliente y usar electricidad.
20150923_082821 (Copy)

Hasta esta zona el WIFI iba perfecto

20150922_065737 (Copy)

Cómo llegar a Myvatn

La ruta siguió por los Pseudocrateres de Myvatn, el lago, el bosque Hofdi, el Volcan y Hverir, la zona de las sulfataras, donde “gracias” a tener tantos atractivos en tan pocos kms cuadrados, la concentración de turistas también era importante, no sólo en coches sino en buses llenos de ellos.

La zona es totalmente llana por lo que pedalear con ese calorcito, sin viento y semejantes vistas, no era para nada un esfuerzo, por lo que aquí nos despedimos. Aún no serían las 9 de la mañana.
DSC_0131_640x426
DSC_0132_640x426

Al otro lado del lago, en sentido contrario del Hofdi está una de las montañas más fotografiadas de Islandia, por su forma y por las vistas que desde allí se pueden tener, Hverfjall, donde se tiene una ruta de más de 1 kilómetros bordeando su cráter.DSC_0152_640x426
DSC_0149_640x426
Justamente entre Hofdi y las solfataras de Hverir, están los baños termales de Myvatn, que son la versión menos turística de la Blue Lagoon, menos gente y más barato que la más popular de las piscinas termales de Islandia.

DSC_0155 (Copy)
El horario de apertura era sobre las 11am por lo que antes ya se concentraban buses de turistas tanto en el parking como en el restaurant que hay en el mismo recinto.

Las Solfataras de Hverir

De hecho, justamente en el parking hay una zona de solfataras más pequeña que Hverir, la cual casi no está señalizada pero puedes ir a tus anchas. Está siguiendo el parking al otro lado de una alambrada.

DSC_0162_640x426
DSC_0165_640x426

Pasado los baños te encuentras una central geotérmica al lado de la carretera y una colina bastante dura que en coche no se tardaría ni 5 minutos, pero que yo hice casi en su totalidad caminando. Desde lo alto de la colina ya te encuentras con las solfataras más grandes del país, Hverir.

DSC_0172_640x426
DSC_0173_640x426
DSC_0174_640x426

DSC_0177 (Copy)

Si se retoma la RingRoad, a pocos metros se encuentra un desvío hacia el norte, que conduce a Krafla con la laguna verde en el cráter Viti.
DSC_0185_640x426
DSC_0191_640x426
En el camino pasas por una ducha abierta y por las empresas geotérmicas que ahí se concentran.

Gullfoss, Dettifoss y Hafragilsfoss.

El clima comenzó a empeorar, y el terreno también ya que llegaría al desierto de Islandia con kilómetros y kilómetros de NADA, por lo que la siguiente parada serían las 3 cascadas del norte Gullfoss, Dettifoss y Hafragilsfoss.

Hay 2 carreteras que van hacia ellas, ambas en mal estado, terreno suelto, baches y pendientes, la más corta que es la que está más al oeste estaba en peor estado (si cabía) que la otra, de hecho, en la estación de servicio me dijeron que además estaba con obras… por lo que se subió y se bajó por la misma, una tortura.

DSC_0212_640x426
DSC_0197_640x426

DSC_0198 (Copy) DSC_0200 (Copy)
DSC_0203 (Copy)

Por el viento y la lluvia, sólo visité Dettifoss, así que decidí volver a la RingRoad. Aquí vi a otros ciclistas con peor suerte que yo, ya que los vi a la subida, y cuando volví a bajar seguían estando en la zona de descanso.

Hablando con ellos me convencieron de que las condiciones no iban a ser las mejores yendo hacia el este, y que Egilsstadir pillaba bastante lejos, hasta esa zona no hay absolutamente nada que merezca la pena visitar, ya que no hay NADA.

Seguí camino a la Ring Road, y en la ducha que había visto a la ida, me detuve a sacar unas fotos y coincidí con una chica cubana que iba sola en una camioneta bastante grande y se alegró de oír a alguien hablar español,  me preguntó hacia dónde iba y le pillaba de camino, por lo que me dejó unos minutos que se fue hasta la gasolinera a las orillas de Myvatn y volvió a recogerme y seguir hacia Egilsstadir.

Sabía que en Egilsstadir había un lago con dos cataratas en su parte sur, pero ya no tenía batería en el móvil ni en el WIFI, y con la lluvia no quería molestar a esta chica buscando sitio donde acampar, por lo que seguimos camino directo al sur.

Ya de noche la lluvia era más densa, y si bien habían zonas de descanso, ninguna era lo suficientemente alejada de la carretera y llana como para acampar, ella iba hacia Breiddalsvik (sitio que no me interesaba ya que perdería mucho tiempo bordeando los fiordos, y con lluvia, mala cosa), así que cerca de medianoche encontramos una guesthouse donde por 3000ISK dormí calentito y ella siguió su camino.

Creo que fue lo mejor ya que los siguientes días serían duros sin yo saberlo, y un descanso de verdad se agradece aunque sea distinto al plan inicial.

La siguiente mañana empezaría mi ruta por el Sur de Islandia

 

 

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s