Irán – Tabriz y Qazvin

IRÁN: 
Visado realizado en la embajada de Madrid, +info en: http://www.iranemb.es
1€ = 25.500IRR (en mercado negro), 15.500IRR (en sitios oficiales)

REQUISITOS:
Pasaporte con validez de 6 meses + formulario + pago de tasas (50€) + comprobante original del banco + seguro medico

PROCESO:
entrega de documentación SÓLO en lunes, recogida SÓLO en viernes, tiempo de obtención 3-5 semanas

Nuestra llegada a la república islamista fue precedida por cruzar Armenia.

DÍA 1:
El vuelo de Armavia salio desde Barcelona a las 09:30 con destino Yerevan, un vuelo agradable y que no se hizo muy pesado sobretodo por tener asientos en la salida de emergencia

la llegada fue a las 16:00 como era previsto, y aquí tocó el primer problema…el visado

en mi viaje a Armenia en marzo, había realizado mi visa en la embajada de Madrid, pero tuve problemas en el control fronterizo, por lo que decidí hacer la e-visa la cual fue igual de ineficaz; en el control nuevamente mirando el pasaporte por todas partes y viendo lo de si necesitaba visa o no….10-15 minutos perdidos, yo con cara de poker sin saber por qué lo hacen todo tan complicado
–> Ignacio por su parte hizo visa -on-arrival y tras pagar 5€ (3000amd) pasó sin problemas

Tras pasar el control, tocaba la nueva batalla, el taxi hasta Agarak, para cruzar hacia Irán, el precio del trayecto según David, el chico armenio que nos alojó en marzo, eran 100€….pues la primera oferta de viaje era por 280€! las excusas las de siempre, que los kilómetros, que la gasolina…(los taxis de la compañía del aeropuerto cobran el doble si el origen es el aeropuerto) así que tras ir peleando y peleando, un taxista independiente nos cogió por 100€, prueba superada!

tras una escala en su casa para pedir compañía de su hijo por lo largo del trayecto, iniciamos recorrido hacia la zona que hace solo unos meses habíamos visto totalmente nevada, y hoy veíamos totalmente árida

lamentablemente después de unas horas, empezaron los problemas, el LADA de nuestro conductor….empezó a fallar, y cuando empezaron las pendientes, el coche no podía soportarlo, y fueron muchas, muchísimas las veces que tuvimos que parar en el camino para enfriar el motor y el sistema de refrigeración, que mas que refrigerar, hervía.

en algún sitio entre Sisian y Goris, paramos en una estación y nos hicieron cambio de taxi pagando 10€ mas, el taxista se disculpó y bueno…perdimos horas porque ya oscurecía, pero peor para él que a saber cómo volvería a su casa si el coche no daba mas de sí.

el nuevo taxista continuó lo pactado hasta Agarak, un camino muy pesado y más largo de lo que imaginábamos, al menos las carreteras eran buenas (aunque poco iluminadas) pero no teníamos mas opción, así que una vez llegados, pasada ya la medianoche, cogimos las mochilas para el cruce de la frontera.

DIA 2:
En la frontera Armenia, no había ni cristo, solo un par de perros que nos acompañaron hasta algunas casetas con cero personal, de pronto alguien apareció y nos indico la zona de control y aquí, como no, otra vez el tema del pasaporte, a Ignacio le preguntaron que si no tenia otro pasaporte (quizás por tenerlo vacío) y a mí que porqué viajaba con el terremoto que había ocurrido en Irán la noche anterior…”compré sin seguro de cancelación, y no quería perder el dinero”, le sonó convincente, y sello de salida conseguido.

al salir de ahí , solo nos quedaba cruzar a pie un puente hasta Nordooz, la zona de control Iraní, antes de la zona de control un par de oficiales controlaron nuestros pasaportes hasta que llegamos al edificio, donde nos comentaron que el sistema electrónico no funcionaba, asi que tocó esperar.

al cabo de un rato, empezó el movimiento, aunque mas parecía que se habían ido a dormir, entregamos los pasaportes muy rápido ya que eramos muy pocos los que entrábamos al país, mientras que los que salían, se agolpaban en todos los rincones.

Ignacio recibió su pasaporte tras unos 15 minutos, el mio volvió a tardar como 1 hora, en la espera el oficial me dice: “como se llama tu país??” a lo cual con el sueño me pilla de sorpresa, y le digo pues: “chile….o republica de….” vuelven a entrar a la oficina, entregan mi pasaporte a otro oficial, teclean y nada, de hecho hasta llegan a lanzar el pasaporte a una mesa ya que CHILE no les salía en la lista….

finalmente vieron la luz, y resulta que la “CH” para ellos no está entre la C y la D, y no daban con el país, por suerte, fue menos el jaleo ya que me imaginaba interrogatorio, y no hubo nada de eso.

al salir del control, cambiamos dinero: 100€ =2.550.000IRR y nos fuimos a la puerta a ver el percal de transporte…solo se veían montañas, y apenas amanecía, por lo que cogimos el primer taxi hasta Tabriz, nuestro destino inicial, por 550,000IRR (20€)

La ruta hasta Tabriz tardó aproximadamente 3 horas, algo agotadoras entre la noche anterior y que se empezaba a ver un poco el caos de la ciudad, la conducción temeraria y sus extrañas reglas, aquí me refiero a que quizás al taxista no le salia a cuenta llevarnos a destino y habló con otro que iba por ahí con 2 sitios libres, cambio de taxi y a seguir.


el taxi nos dejó en una esquina, sin mas, aquí todos a fuera y claro, ninguna referencia de hacia donde ir…por lo que empezamos a caminar y llegamos a la estación de tren, donde toda la gente acampaba en los jardines exteriores por el miedo y aun replicas del terremoto

una vez localizada nuestra posición, comenzamos a andar hasta el centro, aquí eramos vistos con cara de “oh turistas!” por todo el mundo, nuestras mochilas ya nos delataban pero bueno, fue solo eso, lo único, los taxistas pesados que nos pitaban para llevarnos, y que insistían ante nuestros “no”

paramos para descansar y contactamos con Alireza, nuestro anfitrión en la ciudad, así que esperamos en una tienda de telefonía donde Ignacio compró una SIM para comunicarnos con la gente de allí, y al cabo de 1 hora pasó a por nosotros en coche, y tras las presentaciones, nos fuimos directamente a Kandovan, una pequeña Capadociaa 30 minutos desde Tabriz

por las empinadas y estrechas calles pudimos ver unas cuantas tiendas de souvenir, pero sobretodo, gente autentica, niños jugando, señoras lavando las alfombras, y hombres montando en burro subiendo hasta la cima, todo envuelto entre desierto.

paramos a comer en una especie de balneario a los pies del sitio, donde por fin calló algo de comida, unos shashlik (especie de anticucho, o carne en trozos/molida ensartada en un hierro y hecho a la brasa) y un poco de agua para la deshidratación

de ahí, volvimos al centro, hasta la casa de su abuela, donde empezamos a tener real contacto con al cultura musulmana, siendo recibidos con velos, pañuelos, invitados a descalzarse, y como no, a los baños turcos.

cayó siesta, de 1 hora aproximadamente, ya que lo turístico de Tabriz no merecía la pena verlo con toda la solana, así que cuando ya refrescó y previo ducha, salimos al bazar de la ciudad, donde por suerte aun no están contaminados por el turismo, y donde se pueden encontrar desde souvenirs hasta el jabón para lavar la ropa

la visita siguió por el bazar de la ciudad, donde en contra de mis ideas, casi no tuvimos acoso de vendedores deseosos de turistas, eso sí, sin un guía es bastante fácil perderse por los callejones que unes distintas zonas del bazar, distintas áreas y tipos de productos de venta, ademas de ser vía de paso entre calles de la ciudad (quizás mas lenta pero menos riesgosa que cruzar por las calles)

Seguimos hacia la mezquita azul, donde aquí nuestro Host se lució haciendo de guía turístico, lamentablemente por la hora y por Ramadan, no pudimos entrar, aunque había mucho movimiento fuera, y ya se notaba en el ambiente que no estábamos en Europa

Finalmente, y ya anocheciendo, nos fuimos a comer…el sitio iba a ser un restaurant típico, pero finalmente nos fuimos a una especie de Mc Donald, el cual sobre las 20:30 pasó de estar vacío, a haber colas hasta casi la puerta de entrada…normal, últimos días de Ramadan, ya hay algo de desesperación….

Luego de compartir con Alireza y sus amigos en una zona de bares/pubs por unas horas, nos acompaño a la estación a coger nuestro bus a la siguiente parada… 20,000IRR = casi 1 Euro….irrisorio 🙂

DIA 3:
El bus fue bastante cómodo..hasta que nos despertaron al llegar a Qasvin…el bus solo deja en la carretera, de ahí, hay que tomar un taxi hasta el centro.

en realidad la ciudad no tiene absolutamente NADA, es ciudad dormitorio por si se tiene interés en hacer excursiones por las montañas, o conectar con el Caspio, pero la ciudad en si, no ofrece nada, y de hecho el ir hasta allí era solamente para poder tener algo de acceso a Internet y tener información turística, ya que en Tehran, no existe información.

El taxi hasta el centro nos dejo en un cruce, y pudimos observar que las calles aun no estaban puestas, era muy temprano, tipo 7:30am y si ya en sitios grandes nos miraban por ser turistas, en un pueblo como este ya eramos la atracción.

nos fuimos a la oficina de turismo que queda a pocos metros del centro, en la plaza de Amir Emad, pero nos aburrimos de esperar que abrieran, llegamos a las 08 a la oficina y pasábamos olímpicamente de esperar hasta las 09 para que abrieran, así aque buscamos Internet (lento y casi todo bloqueado) y luego de tener los números de los próximos host, nos fuimos a Rasht, la zona del Caspio, donde por 80.000IRR (4€) pillamos un shared taxi

en el trayecto, el cual pasamos desde zonas aridisimas hasta valles con frondosos bosques, fuimos hablando con los anfitriones, pero una de ellas, al final se echó para atrás.

en el centro de Rasht fuimos agobiados por los taxistas, sobretodo por que no entendían lo que queríamos, ir a la playa mas cercana, pero nos querían dar una vuelta por casi toda la costa del Caspio, de hecho, entramos a un hotel donde nos hicieron algo de traducción con el taxista, pero no hubo manera.

Afortunadamente contactamos con Ali, un chico que había contactado conmigo días antes pero como no estábamos muy seguros de nuestra ida al Caspio, no le habíamos confirmado nada, por suerte el nos ayudó y pudo recibirnos unas horas y organizar nuestro tiempo en la costa.

Pudimos cuadrar un taxi compartido + espera a la playa, por  250,000IRR (9€) y fue toda una experiencia, la playa no es en absoluto paradisíaca, de hecho no esta apto el baño por corrientes, aparte de no ser cristalina, la playa estaba vacía, solo en el horizonte se veía una familia tomando un baño (si…vestida)

unos metros mas allá, al final de la playa había una zona protegida de miradas indiscretas, una zona de playa con paredes de plástico tipo cortinas, donde había gente , mejor dicho, solo hombre  dándose el chapuzón…desconozco si es la zona gay de Irán (que ya de por sí sería algo exótico) pero las pintas de los bañistas…..aun creo que vi a falete 🙂

de regreso a Rasht y con un mini chapuzón en el mar, volvimos donde Ali donde seguimos nuestra conversación, nos llamó mucho la atención ver a su novia sin ningún tipo de atuendo, rollo burka, pañuelo…de hecho iba en camiseta de tirantes! aquí nos contaron que dentro de casa cada uno hace lo que quiere, y que hay zonas que son mas o menos liberales.

Por la tarde nos fuimos al centro y pillamos otro taxi hasta Tehran (170,000IRR cada uno =6-7€), durante la espera en la terminal eramos conscientes nuevamente del fin del horario de ayuno, y las colas en panaderías o restaurantes, donde la gente saciaba su sacrificio.

6 comments

    1. pues créeme que no
      de hecho conocí a más chicas que chicos viajando por ahí
      lo que recibimos en las noticias es información modificada, de hecho, es uno de los países donde más seguro me sentí y donde la amabilidad se comparaba con los vietnamitas

  1. Irán es un destino maravilloso, gente amable y hospitalaria por todas partes, comida riquísima y nada que ver con los conceptos establecidos, irán es un país seguro y tranquilo, un saludo 🙂

      1. Nos alegra que tu experiencia en Irán fuera buena, un saludo 🙂 si que es verdad que con el tiempo más gente se irá animando a ir y conocerlo, pero, no creo que se masifique debido a que existen unos conceptos muy mal atribuidos y erróneos respecto a Irán y eso es algo que seguirá existiendo, un saludo.

      2. Gracias por escribir
        Pues sí, es verdad que esos conceptos quitan mucho las ganas de viajar allí, pero por suerte de forma muy reducida, ese “miedo” se va quitando ya que creo que la belleza de Irán reside un poco en ese poco/nada turismo la hace especial… no me veo Persépolis con excursiones tan masivas como pueden ser en Jordania o en Egipto. y prefiero que sea así

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s