Teherán

El taxi a Tehran fue bastante cómodo, de hecho dio tiempo a dormir un poquito, y tras unas 3h de viaje y cambio de taxi para entrar a la ciudad, llegamos a casa de nuestro nuevo anfitrión, Armin, aquí la visión iraní tomó otro aire: una casa muy moderna, toda la familia hablando inglés, además de 2 chicas polacas que también estaban siendo alojadas, por lo que estuvimos hasta las 2am conversando con la familia y con ellas, hasta que decidimos ir a dormir… el cansancio del aire de mar del día anterior nos tumbó 🙂
DIA 4:
Amanecimos relativamente pronto para ir a dar vueltas por la capital, que por mucho que cueste creer, no es una ciudad que aloje grandes sitios de interés, de hecho está todo bastante repartido por todo el país, así que bien por la descentralización.

empezamos nuestro primer contacto con la ciudad en el Metro de Teherán, donde las miradas de “qué hacéis por aquí” eran numerosas, aquí también vimos lo del vagón para mujeres 🙂
precio metro: 350Toman=3500Rial=0.20€ : SINGLE TICKET

nuestro primer destino, el complejo de Sad Abad, al norte de la ciudad, metro Tarjish
aquí se encuentra un gran numero de museos de la historia de Irán, (museo del agua, museo militar…) todo dentro de un gran parque, está no muy lejos de la estación de metro, subiendo hacia la montaña

NO PICTURE ALLOWED – así que id a Google

A la bajada pasamos por un super (de los pocos sitios con precio apuntado en Riales) y de ahí al Bazar de Tarjish, hasta la mezquita de Emamzadeh Saleh, era hora de rezo, pero nadie nos dijo absolutamente nada por entrar

bajamos al centro, cerca de la estación de Iman Khomeini, donde esta la plaza central y los museos más importantes, como el museo nacional, aquí también fuimos capaces de ver la cantidad impresionante de huchas para obra social, que hay en todas las esquinas del país

aquí tuvimos problemas ya que las conexiones de vuelos o trenes son una absoluta locura…algunos trenes no te los venden de un día para otro, y nos decían de ir a las 6 al de mañana para hacer cola, todos los vuelos y conexiones para el sur o para el este estaban completas, todo debido al Ramadán.


Pasamos por el Bazar de Tehran, grande, muy grande, y se vé que es un bazar donde venden de todo, donde los mismos iraníes van a comprar, pero claro, al llegar turistas, saltan y acosan, así fue con uno con el tema de las alfombras…y que no nos dejaba en paz ni al decirle que ya teníamos, o que no andábamos con dinero (nos decía: os acompaño al hotel a buscarlo)

todo ese agobio hizo necesario detenernos en un parque cercano, el Shahr Park, descansar y poner las ideas en orden, porque el plan de ruta se debía modificar, y rápido, para saber que hacer… ademas no mucho ayudaba el querer comprar algo de agua, y viendo que a unos les cobraban 2000IRR a nosotros nos cobraron 4000, sería el precio guiri.
Estábamos al borde de la mala leche.

esa noche volvimos a casa con nuestro anfitrión , que junto con las polacas nos fuimos a comer unos pinchitos al norte de la ciudad, con la mala suerte de una avería del coche al regreso, así que realmente fue un día para olvidar.

DÍA 5
Entre la mala leche y el agobio del cambio de ruta, nos levantamos para ir directamente a comprar (o intentarlo) tickets de bus. Decidimos irnos al sur, para luego subir hasta Tehran y tirar luego a Mashhad, afortunadamente tuvimos suerte, de hecho el ser turistas nos benefició ya que nos saltamos tooooda la cola y nos llevaron directamente a un despacho donde amablemente nos hicieron las gestiones:

(terminal de buses de arjantin)
Tehran – Shiraz: 145.000IRR / Tehran – Mashhad: 137.000IRR

Luego el día lo pasamos en el centro, y en el Golestan, complejo de palacios pertenecientes a la realeza, entre imágenes persas, jardines y lujo (que a veces recuerda mas a Francia que a Irán)

nuestro bus a Shiraz salía a las 6pm, por lo que en el camino pasamos por Mosalla, la mezquita más grande del país y con los minaretes mas altos también, la cual aún está en construcción , y parada técnica en el supermercado, donde mientras Ignacio compraba suministros para el viaje, una familia con unos niños me saludaron y me ofrecieron comida junto a la frase: “bienvenido a Irán”

luego de un poco de caos a la hora de encontrar el bus, abordamos en uno VIP, muy cómodo, con alfombras, ¡¡¡¡y con comida caliente!!!! lo necesario para un viaje y reponer fuerzas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s