Resumen viajero 2018

Me siento después de muchos meses sin abrir una página en blanco en el blog. En parte porque no había ningún viaje que contar, y por otro lado, porque la vida real suele ocupar el tiempo, las ganas y las energías para escribir algo.

Para escribir algo sin ganas, mejor no escribirlo

2018 en lo personal ha sido un año de luces y sombras; las luces han sido muy brillantes y las sombras muy oscuras, pero se puede hacer un resumen donde el resultado va a lo positivo

En cuanto a viajes, quizás sea el año donde menos he viajado en muchísimo tiempo, y no porque no quisiera, sino porque no se ha podido. Eso sí, la cantidad de viajes no tiene por qué ser igual a la calidad de los mismos.

Febrero trajo el reencuentro con mi madre después de 2 años, y si bien la cantidad de días siempre se nos ha hecho y hará corta, el tener ese tiempo con ella ha sido muy reconfortante, tanto paseando por Madrid, como en nuestra escapada a Roma, donde quizás para muchos no tenga nada de especial y sea un destino «de novatos», pero lo mejor del viaje a veces no es el destino solamente, sino también el viaje hasta él.

Marzo fue el mes donde pude cumplir varias metas y sueños, y Svalbard, el destino donde aquello se hizo realidad.

Volver a contemplar la Aurora Boreal, sentir el frío como nunca antes, y oír  el silencio como en ningún otro sitio, son sensaciones que guardaré por siempre en mi corazón viajero, y Longyearbyen se ha convertido en un sitio donde quiero volver.

Mayo fue un capricho algo friki para algunos, ya que viajar a Eurovisión puede ser algo un poco excéntrico, pero fue un fin de semana muy ameno, con muchas risas, con muchos pastelitos de Belén al ser Lisboa la ciudad anfitriona, pero sobretodo con mucha música y mezcla cultural

Finalmente Agosto fue un mes raro, ya que debido a un cambio laboral, tuve que acatar vacaciones obligadas durante 2 semanas en plena temporada alta, lo cual si bien al principio no me hizo nada de ilusión, luego las cosas se fueron dando solas hasta acabar en un viaje muy especial  en el sentido de viajar acompañado, y de poder encontrar tesoros casi para nosotros solos a pesar de que Cerdeña fuera uno de los destinos «TOP» de todo el mundo durante este verano.

¿Qué traerá el 2019?

2 comments

  1. Pues espero que 2019 te traigan muchos más viajes y experiencias. En cualquier caso, tan sólo ver Auroras Boreales es algo que puede cubrir un año viajero, … es una experiencia con la que la gente sueña (incluido yo). Llevo mucho tiempo tras ellas y no hay manera … 🙁

    1. Jajajaa pues es que en tus últimos destinos que te he visto, no estás muy cerca de las latitudes polares. Yo pensé que ya lo tendrías tachado hace años.

      Si no las has visto es porque no quieres. Este será el año. Ya verás!

Responder a dondetemetes Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.