8 formas FÁCILES de ser responsable y sostenible

Las primeras palabras que oí sobre este tema fue la ecología y el grupo GreenPeace con manifestaciones que hizo en mi ciudad natal (Valparaíso, Chile), sobre el tema ballenas/lobos marinos.

Es verdad que en ese entonces el ser alguien ecológico tenía connotación de hippie o friki cual Lisa Simpsons, pero por suerte, esto cada vez va siendo algo más interiorizado en nuestro día a día, no por algo la palabra del 2018 en España fue «Microplástico».

Cómo ser responsable y sostenible

Reconozco que al principio puede ser tedioso, complejo, laborioso o incluso confuso (contenedor amarillo, azul, verde…), pero hay otros pequeños gestos que, sumados, hacen mucho, y los podemos poner en práctica en nuestro día a día, hoy mismo.

8 formas de ser responsable y sostenible en nuestro día a día

Aquí te dejo 8 formas de ser sostenible y responsable que si me dices que son difíciles…

1.Separar papel/vidrio
Es verdad que no hay tantos contenedores de plástico como los hay de vidrio y papel/cartón
Yo vivo en 35 metros cuadrados, y los residuos cada vez los puedo separar mejor a pesar del espacio que tengo en casa.
Por suerte tengo en mi calle un contenedor de papel/cartón y otro de vidrio, por lo que no tengo excusa. Lo junto todo en una bolsa, y al salir de casa lo primero que hago es echar esos elementos en el contenedor correcto

2. Bolsas reutilizables
Lo dicho anteriormente, los llevo en una bolsa pero no de plástico, sino de rafia, que ya abundan en todos los supermercados. Son mucho más grandes y resistentes, y su precio no llega al euro. Siempre la llevo encima por si debo comprar algo de regreso a casa y me evito pedir la bolsa plástica

3. Reduce tu huella de CO2
Tengo la suerte de vivir cerca de mi trabajo (cerca = 20 minutos caminando), pero además me gusta caminar. Llegar a Puerta del Sol desde mi casa me puede tomar 45-60 minutos caminando, y lo hago.
Hay gente que por menos distancia va en coche, y además de poco sostenible es una soberana tontería entre el gasto de gasolina, el tiempo que buscar parking y que dar unos pasos no te cuestan nada ¿No se recomiendan 10,000 al día? pues ya sabes…

Si se vive lejos: optar por el metro / tren / bus (si es eléctrico mejor)

4. Consume producto local y negocio tradicional
Nos quejamos de que las ciudades cada vez pierden más su identidad, que negocios de toda la vida han dado paso a centros comerciales y firmas internacionales. Aunque quizás no podamos evitar que esos comercios acaben por desaparecer, sí podemos contribuir a que duren lo máximo posible. ¿Cómo? Comprando por ejemplo en el mercado de nuestro barrio, donde tendremos buenos productos y un trato mucho más cercano que en cualquier supermercado (recuerda la bolsa de tela)

5. Ve al supermercado pero con cabeza
Si a pesar del punto anterior optas por el supermercado, recuerda:

– Llevar la bolsa de tela/rafia
– Evitar aquellos alimentos que contengan aceite de palma
– Evitar la fruta/verdura envasada
– Evita embolsar la fruta (pésala suelta y saca el tiquet)

6. Cuida tu gasto de luz y agua
Yo tengo en casa un acumulador de agua y mis duchas no pueden ser muy largas… pero es que además no necesito que lo sean, y gracias a ello mi factura es muy baja. En verano normalmente las duchas son con agua fría, por lo que menos gasto energético aun.
Lo mismo sucede con la calefacción en invierno. Aunque reconozco que alguna noche he tenido que encenderla, trato primero de abrigarme un poco más antes de encenderla.
Es verdad que yo no sufro por el frío y a mi con un jersey me vale para el invierno

7. Menos gasto innecesario de papel
Cada vez necesitamos menos documentos/facturas/entradas/comprobantes en papel y son aceptados en formato digital, por lo que tener un USB en tu llavero o descargar apps que gestionen servicios gracias a imágenes o códigos QR es una buena alternativa.
El guardar las facturas electrónicas de servicios como luz/gas/agua/Internet, además de ahorrar papel, te ahorrará espacio físico en casa.

8. Lleva todos los puntos anteriores cuando salgas de tu país
Viajando es donde pondrás a prueba todos los puntos anteriores, y aunque sean cosas obvias y sentido común, no está de más recalcarlas:

– Evita empresas que usen animales para lucrarse, o al menos, entérate como es su gestión con ellos.
– Cuida el patrimonio cultural que encuentres
– Respeta creencias, tradiciones
– Juega al regateo pero no te pases, sobretodo con el comercio local / artesanal
– No fomentes la explotación de niños pidiendo en las calles dándoles dinero.
– Preferir empresas que trabajen por la reducción de la huella medioambiental (comercio justo, uso de agua, reciclaje de residuos…)

Por ejemplo aquí os dejo lo que hace la aerolínea KLM al respecto

Sin querer dar lecciones de nada a nadie, creo que siguiendo estos puntos podemos hacer bastante a favor no solo del medio ambiente, sino también de las poblaciones locales, de la conservación del patrimonio, y en contra de de la explotación desmedida de las personas y los recursos.




Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.