Turismo antes y después del coronavirus

En este 5º día de cuarentena, me siento delante del ordenador mientras por la ventana no oigo ningún ruido mas que el viento y algunos pasos de vecinos que salen a hacer la compra o pasear al perro…

O eso deberían…

El Coronavirus, o COVID19 para los amigos, ha sido una bofetada para todos, y de la cual aún no tenemos ni idea ni cómo ni cuándo nos vamos a reponer.

De hecho, el viernes cuando me han mandado para casa con la idea de teletrabajo, fue sentarme en mi mesa, encender el ordenador y decir «¿Y ahora qué hago?»

Mi trabajo está relacionado con el mundo sanitario, pero además mi trabajo depende de lo que hacen mis compañeros en terreno repartidos por toda España, y claro, con un estado de alarma declarado, no les veo haciendo muchas rutas, y menos que hospitales les quieran recibir

Bueno, y que ninguno buscará irse a un hospital a jugar a la ruleta rusa ni a convertirnos en «agentes polinizadores» como nos llamó un hospital de Baleares con toda al razón del mundo.

El coronavirus en el turismo

Ahora, a nivel bloguero de viajes, la debacle es aún mayor, ya que si bien lo de recordar viajes pasados y leer sobre viajes está muy bien, el interés de la gente en buscar su próximo destino de vacaciones se ha reducido a mínimos, sobre todo porque cada día más países o cierran las fronteras o te mandan 14 días de cuarentena en destino, sin contar que luego no puedas volver a tu país de origen

Ahora, como de todo se puede sacar algo bueno, esta pandemia quizás logre lo que se viene buscando desde hace mucho tiempo; un turismo responsable y sostenible

Llevamos unos años oyendo sobre la masificación de destinos turísticos, la destrucción de patrimonios culturales o naturales por culpa de las masas,… y este virus quizás será el meneo que muchos veníamos pensando y deseando

Basta con recordar cómo hace no muchos meses, destinos como Venecia, La Maya Bay de Tailandia o Machu Picchu en Perú entre otros, ponían restricciones de aforo para evitar el daño que provoca el turista irresponsable. Hoy, esos destinos respiran aliviados.

Sin ir más lejos, las palomas que abundan en nuestras plazas deben estar pensando «¿Pero qué cojones, qué ha pasado?» al dejar de ver y oír a golpe a esa especie que abundaba en las calles. Lo mismo que los peces de los canales de Venecia o los ciervos de Nara en Japón.

imagen obtenida de bacinerias.com

El planeta en 4-5 días está descansando de nosotros. La contaminación de las ciudades se ha reducido notoriamente y disimuladamente la naturaleza busca recuperar lo que el humano le ha quitado desde el inicio de los tiempos. ¿Pero por cuánto tiempo?

El turismo después del Coronavirus

Esta crisis pasará, eso lo sabemos, y todo volverá a ser como antes… O quizás no

De esta situación se debe aprender. Debemos aprender todos y todas ya que no puede ser que volvamos a masificar no sólo calles, plazas y bares, sino también todos esos destinos que tienen todo para ofrecernos, pero que si ya les estabamos dañando, la estampida de querer salir del confinamiento puede ser un daño más irreparable aún si cabe

Hemos empezado a viajar de forma responsable, sostenible y cada vez tenemos términos nuevos que abogan por mantener a nuestro planeta a salvo del daño que le hacemos a diario.

imagen obtenida de elpais.com

Confío en que este reset que ha provocado el COVID19 haga plantearse también a las empresas a hacer caja pero de buena forma. que sepan brindar un servicio de calidad mas que de cantidad y lo mismo a los destinos, que en estos dias de reclusión y de reflexión, vean cómo afrontar de la mejor manera posible la avalancha de viajeros, no solo por ellos, sino también por cuidar sus destinos, que son el motivo por el cual cobran a fin de mes.

imagen obtenida de infobae.com

Acabo ya deseando que esta situación pase lo más rápido posible, y que hayamos aprendido algo al regreso a nuestra vida cotidiana. El turismo es maravilloso, el planeta es maravilloso, y este virus ha hecho que nos demos cuenta que la peor pandemia va a sus anchas sobre dos patas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.