Dondetemetes… Con Marc Redondo

En estos momentos de confinamiento hemos buscado muchas vías de entretención. Ya sea cocinar, hacer deporte, acabar series… etcétera, pero es verdad que a veces el pensar «¿qué hacer hoy?» agota, y solo queremos entretenernos y que cada día que pasa, sea un día menos para volver a nuestras vidas.

La televisión pasa momentos raros, ya que tiene mucha competencia con las plataformas digitales o con los programas que estiran de rostros hasta el cansancio, por lo que no sólo importa el QUÉ emiten sino CÓMO lo emiten, y que la novedad que nos hacen llegar.

Entrevista a Marc Redondo

He descubierto a Marc Redondo hace no muchas semanas en Aruseros, y aunque el parte del tiempo es importante, lo que nos cuesta en su espacio «Redondo TV» sea quizás lo que más me haya enganchado y por ello he decidido hacerle una entrevista. Compartimos afición por los fenómenos atmosféricos ya que en mi tierra nunca ha granizado pero me encantaba mirar tormentas eléctricas. A día de hoy además el tema cometas, estrellas fugaces y eclipses me fascinan de sobre manera.

¿Cómo es que tu abuela te regaló un termómetro? Ya despuntabas con tu gusto por la meteorología de pequeño.

De pequeño siempre estaba muy atento a la previsión del tiempo. Ya podíamos estar comiendo toda mi familia en la mesa, que yo me levantaba, cogía el mando y subía rápidamente el volumen de la televisión cuando escuchaba las notas de la cabecera del tiempo. Me quedaba ahí hasta que terminaba. Mi primera cámara fotográfica no la dedicaba como el resto de niños de mi clase: a fotografiarse unos con otros. De mi carrete siempre acostumbraban a salir fotos de nubes. Son estas cosas las que hicieron ver a toda mi familia que mi pasión era la meteorología. Y fue cuando cayó ese bonito regalo de mi abuela.

Recuerdas si hubo algún evento meteorológico en tu infancia que te haya podido marcar para pensar ésta tu profesión?

No tengo ninguna duda: la nevada de Barcelona de 1985. Fue la primera vez que vi la nieve. Recuerdo estar en el colegio y la profesora hizo algo que posiblemente fue lo que marcó mi futuro. Salió al patio, llenó un vaso transparente con nieve y lo dejó junto a las tizas y el borrador de la gran pizarra que teníamos en la clase. Estaba a la vista de todos. Yo no podía creerme lo que estaba pasando. La nieve blanca se estaba convirtiendo en agua. Al llegar a casa, teníamos la terraza con un palmo de nieve. Yo no podía ser más feliz.

Como no es lo mismo vivirlo que contarlo, ¿Has vivido algún evento que te haya fascinado o que recuerdes especial,ente?

Por suerte he podido vivir casi todos los fenómenos meteorológicos que existen. Uno que me fascina y recuerdo especialmente fue la primera vez que vi una manga marina.

No fue por casualidad. Un día salí a la terraza donde vivía con mis padres y mi hermano. A lo lejos, había unas nubes muy bonitas y con una curiosa base muy plana. Teníamos la suerte, a pesar de vivir a varios kilómetros de la playa, de poder ver el mar al horizonte. Esas nubes fueron ganando cuerpo a medida que pasaban los minutos y en algún momento, me pareció ver lo que era un intento de manga marina. Tuve paciencia y me quedé un buen rato pendiente de lo que podía pasar. De repente, apareció una nube en forma de embudo que conectó una de las nubes con el mar, y ahí estaba, una preciosa manga marina. Se me puso la piel de gallina.

Cuando se han dado las mismas condiciones meteorológicas, ya de mayor, he cogido el coche y he ido a la playa más cercana, la del Prat de Llobregat, a hacer guardia. No hay mayor satisfacción que ver delante de ti cómo se forman estas mangas. Las últimas las vi el septiembre pasado.

¿De dónde viene ese gusto por los tornados y granizadas?

El tornado es el cromo que me falta. Supongo que es la fascinación de ver un fenómeno tan poderoso y violento que la naturaleza por sí sola puede crear. Es lo mismo que puede experimentar alguien que ha estado cerca de las vías del tren justo en el momento en el que pasa un tren a alta velocidad, el que ha visto un avión de muy cerca o el que ha disfrutado de un buen espectáculo pirotécnico. La inmensidad, el ruido y la sensación de peligro es algo que me atrae.

Con la situación del COVID19 estamos viendo muchos cambios , ¿Cómo crees que ha afectado y afectará esta situación al cambio climático?

Aún es muy temprano para sacar conclusiones sobre la influencia del Covid-19 en el clima. Los primeros estudios que se están publicando hay que cogerlos con pinzas. Es muy temprano y hay un rango de datos muy corto. Evidentemente, el confinamiento ha hecho disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, y así se ha comprobado en las estaciones de medición de las ciudades. Los aviones han dejado de volar y esto también se traduce en menos toneladas de CO2 liberadas a la atmósfera. Pero la implicación que pueda tener a muy largo plazo aún es difícil de conocer. Es una pena que no aprendamos nada de esta situación. Estoy convencido de que cuando haya total libertad de movimiento, volveremos a contaminar igual que antes.

Cuando se corta la conexión y se apaga la cámara, ¿Cómo disfrutas en su día libre?

Mucha gente piensa que cuando acabamos Aruseros ya tengo todo el día libre por delante. Todos los que nos dedicamos a programas informativos y de actualidad no podemos permitirnos estar desconectados de lo que pasa en el mundo. Esto implica leer la prensa, ver informativos, estar pendiente de la radio y de las redes sociales.

En mi caso, dedico buena parte de la tarde en recopilar noticias y vídeos de fenómenos meteorológicos no solo de España, sino también del resto del mundo. Hay días en los que hemos llegado a emitir más de 40 vídeos de méteo a un ritmo vertiginoso. Esto necesita una preparación. Hay que incluir, además, la elaboración del pronóstico y hacer los mapas. Así que entre semana poco tiempo libre tengo. El fin de semana y las vacaciones ya son otra cosa.

El móvil se queda a un lado y necesito salir de casa y disfrutar de la naturaleza. Siempre, siempre, necesito ver el cielo. Me encanta pasear por la playa, dar vueltas por las calles de Barcelona, y si puede ser compartiendo un buen café, mucho mejor. 

Eres Catalán. Seguro tienes rincones secretos y poco masificados de tu tierra que sean tu paraíso particular ¿Nos puedes recomendar algunos y por qué?

Sin duda, el Delta del Ebro. Es un paraíso que no está masificado y que no suele ser la primera opción turística para muchos. Los que lo han visitado seguro que se han llevado una gran sorpresa al poder ver hectáreas y más hectáreas de arrozales, la cantidad de aves, entre las cuales están los flamencos, y los puntos de observación para poder observarlas sin molestar. Ah, y las interminables playas. Es, además, una zona muy vulnerable y que cambiará por el aumento del nivel del mar y la disminución de sedimentos que bajan por el Ebro. Sin olvidar, por supuesto, la gastronomía. Ahí se comen unos arroces riquísimos y todo el pescado es excelente.  

Si bien Barcelona no necesita presentación y es uno de los destinos turísticos más importantes, cuales serían los 3 sitios que todo el mundo debería visitar y por que?

En Barcelona hay que perderse. Sin duda, mi zona favorita es el Barri del Born. Calles pequeñas, con tiendas de lo más variadas y artistas con pequeños escaparates, hacen que nos olvidemos del google maps y vayamos saltando de calle en calle descubriendo rincones nuevos. Como en toda ciudad, recomiendo subir a un lugar alto, ya sea a Collserola o Montjuïc, para poder hacernos una idea de lo curiosa que es esta ciudad, anclada entre una montaña y el mar. Por último, como no, es obligatorio recorrer las playas por el paseo marítimo en un día soleado, ya que la luz de Barcelona con el mar es especial.  A lo largo de todo el recorrido hay churinguitos para tomar una buena caña y unos ricos calamares. 

El día que podamos volver a viajar, cual sería tu primer destino nacional que visitarás (independiente de tu casa y familiares)

Si te digo el lugar exacto donde voy a ir a la que pueda viajar, se va a llenar de gente y ya no será ese rincón idílico, con aguas cristalinas  y con encanto que solo conocemos unos pocos 🙂 Ese sería, y será, mi destino nacional. Lejos de toda contaminación, rodeado de verde, con arena clara, agua transparente, peces acercándose a la orilla, pájaros sobrevolando y un pequeño pero bonito bar cerca. Rincones como este hay muchísimos en nuestras costas. Solo hay que encontrarlos.

Finalmente, como seguramente este 2020 nos quedemos sin cruzar las fronteras, cual sería tu primer destino internacional. Hay alguno que tengas muchas ganas de visitar?

Lo veo muy lejos, pero no puedo dejar de fantasear con visitar Venecia. Es otro de los lugares que cambiarán mucho en un futuro por el cambio climático y del que estos meses he sacado muchas imágenes en la televisión. Ver tantas veces sus canales vacíos y el agua más cristalina que de costumbre me ha hecho entrar ganas de coger el avión y ver esos preciosos atardeceres desde sus puentes.

Muchas gracias Marc por tu disponibilidad hacia esta entrevista, te seguiremos viendo en Aruseros y donde haga falta, y que nos sigas enseñando esas imágenes que tanto sorprenden y que a veces superan totalmente a la ficción. ¡Un abrazo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.