La ruta del vino de La Manchuela. Uva y más.

A pesar de conocer muchos países en todos estos años, España la tengo poco recorrida, quizás por la comodidad de viajar por ella, pero tuve la opción de hacer ruta por Castilla-La Mancha, en concreto la zona de La Manchuela, y cuya comunidad asociaba a Don Quijote… y poco más…

Aclaro que este viaje fue un blogtrip de un fin de semana por la ruta del vino de la Manchuela, por lo que la aunque la ruta haya sido totalmente diseñada por la oficina de turismo, las sensaciones y comentarios son totalmente personales

Ruta del vino de La Manchuela

Cualquiera que me lea escribiendo sobre la «ruta de vino» diría que son un experto en la materia, pero nada más lejos de la realidad, aunque en otros viajes he podido vendimiar en primera persona o recorrer la ruta de la uva desde la misma parra hasta su embotellado, saber sobre vinos es algo que me pilla bastante lejano, por eso accedí a realizar este viaje, ya que el saber no ocupa lugar y además, por que el vino es algo tan común en nuestro día a día y que se tiene tanto viñedo y de buena calidad, que el conocer aspectos básicos de este producto no deja de ser enriquecimiento cultural, y si es de algo nacional, pues mejor.

aquí con parte del grupo del blogtrip

El lo que se refiere al vino y nos preguntamos cuál es bueno, cuál es malo, cuál me recomiendas…. es algo tan personal que decir un tipo en concreto es casi tan arriesgado como con por ejemplo un perfume. Muchas veces el precio de un vino viene dado por la viña que lo fabrica (en resumen, que pagas marca), pero en la gran mayoría de los casos, pagas por el proceso de fabricación, el tiempo en barrica, las condiciones en su elaboración o el tipo de uva que mientras más exclusiva sea o menos cantidad de producción haya, mayor será su coste.

Este viaje tuvo su primera parada en Alarcon, con el mirado y el meando al atardecer, el cual esconde un pueblo pintoresco y con muchos atractivos como La iglesia de San Juan Bautista y sus murales, la gastronomía y restauración en el Parador de Alarcón y la cabaña de Alarcón, o simplenete recorrer sus calles de piedra donde pareciera que el tiempo se ha detenido.

Al dia siguiente descubrimos el pueblo de Iniesta, donde gran parte de la mañana recorrimos sus calles con la curiosa plaza de toros pero principalmente dedicamos la mañana al museo de la necrópolis el cual alberga un mosaico único en España, gran vestigio de reminiscencias celtas-fenicias y que con razon, es la pieza estrella del museo. El mosaico de la diosa Astarté, diosa de la madre naturaleza, la fecundidad y la vida animal y vegetal… que también tuvo el título de diosa de la guerra y de los placeres carnales.

Mosaiso de Astarté

Además en el museo puedes ver distintas reliquias de alfarería, fabricación de armas y conocer la explicación de cómo eran las tumbas de ese entonces.

Si volvemos al mundo del vino, las Bodegas Don Florentino son las responsables de una producción ecológica que les ha hecho merecedores de varios premios por la calidad de sus vinos. Aquí puedes degustarlos a modo de cata o en una mesa de su restaurante

Avanzando en nuestra ruta del vino llegamos al pueblo de Alcalá del Jucar el cual impresiona antes de llegar a él, ya que su ubicación es como menos de cuento, y desde lo alto puedes ver muchos de sus atractivos, como la playa fluvial te invita a remojarte (invitación que unos pocos aceptamos), así como recorrer no sólo sus calles sino también el interior de la roca, ya que Las Cuevas del Diablo no te dejan indiferente para hacer un parón en tu ruta y refrescarte con una cerveza o refresco en su interior la temperatura baja más de 10ºC

En nuestra última etapa del viaje llegamos a Villanueva de la Jara, donde la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción te da la bienvenida ( de hecho no esperas ver un templo así de imponente en un pueblo tan pequeño) así como de desconocido que sea parte de las huellas de Santa Teresa de Jesus

Como broche final del viaje, nuestra última parada no podía ser otra que una bodega. Esta vez una mucho más familiar, La Bodega Moratalla.

Si soy sincero, creo que fue la bodega que más me gustó… no sé si por justamente ser más familiar, eso lo transmite el entorno más íntimo y el contacto con los visitantes, o por cómo lo transmitía y vivía José Manuel, el dueño, al relatarnos la historia y las anécdotas de su bodega, o quizás por su gran variedad de vinos que, al ya conocer algo más del tema, lo que te cuentan lo vas pillando mejor… o que la cata de los 5 vinos (algunos con bis), nos hicieron disfrutarlo al máximo, incluíso el degüelle de las botellas.

Sin duda estos 3 días se disfrutaron no sólo por el hecho de poder viajar durante el COVID, sino también por la compañía y por descubrir a pocos kilómetros de la ciudad, pequeños tesoros que desconocía y que son perfectos para un plan de escapada cómodo y cercano, sin dejar de lado atractivos culturales, naturales y de restauración.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.