Viajar siendo gay

Viajar es una de las experiencias más gratas que una persona puede tener, y además de las que más enriquecen ya que dejas de ver tu propio ombligo y conoces culturas, tradiciones y realidades que, aunque parecen lejanas, a veces están mucho más cercanas de lo que crees.

Turismo Gay

Se puede viajar actualmente por casi todo el mundo, salvo un puñado de países que, de poder de puede, pero existe un riesgo alto por situaciones bélicas y/o políticas, pero por lo demás tienes casi 200 reconocidos y otro puñado de facto hacia donde dirigir tus pasos.

La comunidad LGTB tiene por su lado una lista muy marcada de los principales destinos para el turismo gay, y por otro, otra lista de países “vetados” ya que sus leyes consideran esa condición como enfermedad o directamente como ilegal y merecedor de castigo de muerte al mismo nivel que un asesino y un traficante de droga… en fin, comparación como mínimo penosa. Aquí os dejo el listado actualizado de todos los países sobre sus leyes LGTB, desde los que aceptan el matrimonio hasta los que condenan a muerte

orgullo-gay-sevillaciudad

Es verdad que yo actualmente hablo como persona soltera. Si estuviera con pareja seguramente tendría algunos matices, aunque cuando lo estuve seguía pensando exactamente igual.

Primero y más importante es tener claro (aunque parezca obvio), que un viajero LGTB es ante todo persona y que la decisión de ir o no a según qué sitios es personal y entendible.

Desmitificando el estereotipo del turista gay

Aclarado esto quiero desmitificar un poco el prototipo de viajero LGTB, ya que por algún motivo se considera un viajero con mayor poder adquisitvo (¿?), con estilo de vida superior a la media (¿¿??) y que tiene más dinero para gastar ya que tiene menos gastos al no tener hijos (¿¿¿¿????)

En España existen muchos destinos enfocados al turismo gay: Canarias, Ibiza, Barcelona y Madrid suelen ser los más importantes y con una oferta que está vigente todo el año, aunque los más masivos son MasPalomas, Sitges, Circuit de Barcelona y el Orgullo de Madrid.

Un claro ejemplo sobre estereotipos y encasillamientos lo vemos en los alojamientos. Personalmente el viajar de HOTEL no me es para nada una obligación, por un lado porque a día de hoy lo considero un gasto importante viajando ya que una noche de hotel pueden ser lo mismo que 4 noches de hostel/albergue/b&b, entonces, si bien es lógico y normal esperar que al buscar alojamiento nadie te ponga mala cara al ser dos personas del mismo sexo pidiendo habitación de matrimonio, eso no sucede siempre por tanto no queda más remedio que buscar alojamientos para gays, pero por otro lado pienso que no pasa nada si se duerme en un albergue en camas individuales y se comparte con el resto de huéspedes, ¿no?

Como un capricho el último día del viaje o un par de veces de formas contadas lo veo bien, pero gastarte un presupuesto de 50€ por 2 semanas de viajes en hoteles, son a la baja, 700€ en dormir… para mí, una tontería. Pues más aún lo son los hoteles gay u hoteles gay-friendly ya que tienen precios más altos…realmente no sé por qué, aunque me lo imagino; ser un sitio céntrico y cercano a otras zonas gays… y ya. No tienen a mi parecer otro plus que justifique sus precios altos comparado a los mismos servicios que el resto de hoteles de la zona (spa, piscina, buena ubicación). A modo práctico y conociendo las habitaciones del Axel en Barcelona o la terraza del RoomMate en Madrid, creo que no son condicionantes para un precio alto.

Summer Vacation Beach

Enfoque del turista gay en el Mundo

Viajando por Sudamérica el viajero LGTB quizás se encontrará con menos oferta friendly que si lo hace por Norte América/Europa/Asia, y quizás por ello, el turismo tiene que ser en paquetes gay los cuales aseguren un poco la comodidad de quien viaja, pero claro, sigues estando metido en una “burbuja”.

A nivel cultura e idiosincrasia, el trato de los locales tiene más puntos de ser negativo ya que es algo a lo que se prefiere mirar al otro lado y no darle visibilidad. Aún existe el tópico del “macho latino” y el tema de la pluma al compartir idioma, sea otro punto en contra para poder viajar por allí, sabiendo que aún existe la mofa sobre los gays/lesbianas: el gay muy amanerado o la lesbiana con vaqueros, camisa a cuadros y pelo corto con flequillo

Sí, tópicos antiguos t retrógrados, pero a que programas de TV tipo “El Diario de Patricia”, “Aída” y otros tiraban de esos tópicos para (no sé por qué), tener audiencia

Por Europa si bien existe mucha más libertad de expresión, no nos engañemos, además existe mucha más oferta de destinos/viajes para gay , pero por ejemplo si una PAREJA HOMOSEXUAL en lugar de ir de la mano en Madrid, por Chueca, lo hace por Nuevos Ministerios, Atocha u otros barrios cercanos al centro, seguramente reciban alguna que otra mirada extraña, y si se van no mucho más lejos quizás sea peor aún, y ojo, estamos en España, y lo mismo sucederá en la mayoría de capitales europeas, un OK más o menos general sobretodo en las más occidentales, pero como te vayas al este o a ciudades pequeñas la cosa no será tan cómoda.

Two-Men-Holding-Hands-812874

Por Asia existe una situación especial ya que se ve mucho en las calles, existen los ladyboys en Tailandia, Malasia o Singapur con total visibilidad como dependientes de tiendas, restaurantes, hoteles, pero sin embargo por ejemplo en Malasia ser gay es ilegal, y choca que por un lado se tenga apertura de mente para la transexualidad y travestismo, pero por otro lado no se entienda una opción sexual sin el cambio de sexo de por medio.

Por Oriente Medio la cosa cambia, está claro que el tema religioso es el que más pesa, pero por muy musulmanes que sean, no pesa igual por ejemplo en Irán que en Emiratos.
En mi viaje a Irán de hecho es muy frecuente ver a locales de la mano, signo de amistad, pero claro aterrizas allí y te encuentras eso de cara y normal que te llame la atención. Eso sí, es un gesto propio de los locales, si 2 guiris van de la mano no sé yo cómo se lo tomaría la gente

Mi experiencia y opinión personal

Yo a Irán fui con un amigo hetero, y nunca tuve preguntas incómodas de los locales del tipo “sois amigos?” , ni tampoco malas caras a la hora de buscar alojamiento.

lesbian

Tanto en el lado hetero como en el LGTB, ver a las parejas todo el día de mimitos y besitos y demás me cansa (demasiada azúcar para mi gusto), soy de los que demuestra el romanticismo de más forma que estar todo el día pegado a tu pareja, y a día de hoy, no ir a un sitio del mundo por no poderle dar un beso o coger de la mano a tu pareja en público, NO lo considero una razón de peso. Quizás para algunos sí porque no puedan expresarse libremente, y lo puedo entender, pero si ambas personas de una pareja entienden que por desgracia eso es así, pero que su ilusión de ir a estos sitios tiene el “peaje” de restringir sus muestras de afecto en público, pues eso ya es decisión personal y debería ser aceptada igualmente

Gente cercana  al saber que he ido a un sitio donde ser gay está prohibido me han dicho (con cierto tono a reproche), que cómo se me ocurría ir allí, que nunca viajarán a dejarse el dinero en un país donde el ser libre sea ilegal y penado con cárcel o con la muerte, personalmente puedo entenderlo pero no compartirlo, ya que por un lado considero que la LIBERTAD, si bien es una parte importante,  va mucho más allá de la condición sexual de cada uno y ya para acabar, por ejemplo tampoco viajaría a Venezuela donde mi dinero se irá al gobierno y la gente tenga que hacer cola para comprar papel higiénico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s